QUÉ ES EL ALZHEIMER. DÍA MUNDIAL DEL ALZHEIMER 2019

El Próximo 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial contra el Alzheimer para recordar esta temida enfermedad que fue descrita por primera vez en 1906 por el psiquiatra y neurólogo alemán Alois Alzheimer en una paciente llamada Auguste D.  

PERO ¿QUÉ ES EL ALZHEIMER?

La Demencia tipo Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa dentro de los llamados Trastornos Neurocognitivos (según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (American Psychiatric Association). 

Este trastorno produce un deterioro progresivo y no reversible de las capacidades cognitivas de la persona (memoria, orientación, lenguaje, cálculo, razonamiento…), así como su capacidad para relacionarse con los demás y su entorno, llegando finalmente a la depender totalmente de terceros (vestirse, asearse, comer, desplazarse…)

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

Los estudios actuales no han concluido exactamente cuáles son las causas por las que se origina la enfermedad, pero sí se sabe que hay genes implicados en que el cerebro de estas personas pierdan células neuronales, sus sinapsis y se atrofien allí donde les afecta. 

Sin embargo, hoy día las diversas investigaciones apuntan a que no hay una única causa, sino que son varios los factores de riesgo implicados. Éstos pueden ser:

  • No Modificables: como la edad o la genética
  • Modificables: como el estilo de vida o la salud cardiovascular.

¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS?

Los síntomas pueden ser variados de un paciente a otro, pero en general, se agrupan según una serie de fases o etapas:

  • Fase Leve: la persona puede mostrar dificultades con el lenguaje, experimentar pérdidas de memoria a corto plazo, desorientarse en el tiempo y en el espacio, perderse en lugares familiares, tener dificultades a la hora de tomar decisiones, perder iniciativa y motivación, mostrar signos de depresión o irritabilidad, mostrar una pérdida de interés en sus aficiones y pasatiempos…
  • Fase Moderada: a medida que la enfermedad va progresando, los problemas se van haciendo más evidentes. La persona con Alzheimer tiene dificultades en su vida diaria, se vuelve muy olvidadiza, es incapaz de cocinar, limpiar, hacer la compra, necesita ayuda para su higiene personal, necesita ayuda para vestirse, tiene dificultades cada vez mayores para hablar, vagabundea y a veces se pierde...
  • Fase Grave: esta etapa se caracteriza por una grave o total dependencia e inactividad. Los trastornos de memoria son muy serios y el deterioro físico de la enfermedad se hace más evidente. La persona puede tener dificultades para comer, no reconocer a sus parientes, amigos y objetos familiares, tener dificultades para caminar, mostrar comportamientos inadecuados en público…

DIAGNÓSTICO

No existe una prueba diagnóstica específica, excepto la biopsia cerebral o el análisis postmorten, sino que se tiene en cuenta el cuadro clínico de la persona, su evolución, pruebas neuropsicológicas y médicas (escáner y analítica de sangre) para conseguir un diagnóstico probable.

TRATAMIENTO

No existe un tratamiento curativo, pero sí tratamientos farmacológicos y no farmacológicos que ayudan a ralentizar el progreso de la enfermedad.

  • Tratamientos farmacológicos: se utiliza medicamentos inhibidores de la acetilcolinesterasa (donepezilo, la galantamina y la rivastigmina) y antagonistas del receptor de NMDA (memantina) con el fin de intentar reducir el progreso de la enfermedad. Así mismo, para controlar las alteraciones conductuales se puede prescribir ansiolíticos, antidepresivos y/o antipsicóticos.
  •  Tratamientos no farmacológicos:  
    • Programas de Estimulación Cognitiva: que pretenden estimular aquellas capacidades mentales que aún están preservadas y ralentizar su pérdida (memoria, lenguaje, calculo, funciones ejecutivas, gnosias...)
    • Gimnasiaterapia: que consiste en realizar ejercicios físicos moderados y adaptados a la persona para mantener las funciones psicomotrices y evitar el deterioro motor.
    • Ocioterapia y laborterapia: se trata de realizar actividades agradables a la persona para estimular un buen estado de ánimo y promover las relaciones sociales evitando el aislamiento.  
    • Estrategias de atención centrada en la persona: adaptar los espacios a las necesidades del enfermo (carteles y fotos indicativos de zonas, adaptaciones de baños…), utilizar un lenguaje de comunicación verbal y no verbal adecuado a su estado… 


15 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA PARA FAMILIARES

A veces los familiares se ven desbordados por las dificultades que entrañan el convivir con una persona con demencia de Alzheimer. Siempre aconsejo que acudan a profesionales especialistas para pedir asesoramiento o acudir a grupos de apoyo con otros familiares para compartir experiencias.

En cualquier caso, aquí os dejo algunos consejos prácticos para actuar con una persona con Alzheimer:

  1. Cuando quieras explicarle algo, asegúrate que te está escuchando, especialmente si tiene problemas de oído.
  2. Háblale utilizando un lenguaje sencillo, claro y con frases cortas. Mírale a los ojos.
  3. Utiliza un tono agradable, pausado y cordial. La sonrisa es la mejor arma.
  4. Intenta que el ambiente sea tranquilo, evitando los ruidos excesivos porque pueden provocarle nerviosismo o irritabilidad.
  5. Cuando quieras que te preste atención asegúrate que no haya actividades cerca que le distraigan.
  6. Si tienes que preguntarle algo, hazlo de una en una. No lo satures porque necesita más tiempo para procesar la información y encontrar la respuesta.
  7. Dale tiempo para que se exprese, con frecuencia no encuentran la palabra. Si es necesario, ayúdale a encontrarla.
  8. Si se encuentran tranquilos se expresan mejor. Transmítele tú también tranquilidad.
  9. Demuéstrale cariño a través del contacto físico (besos, abrazos).
  10. Llámale por su nombre y evita tratarle como a un niño/a.
  11. No hables de él/ella delante de otros como si no estuviera, estimula que se relacione con las demás personas.
  12. Si quieres que haga algo, pídele que lo haga de uno en uno y asegúrate que te presta atención. Ayúdate de gestos y/o imítalo con las manos.
  13. Refuerza con alabanzas y/o premios lo que haga bien y minimiza sus errores.
  14. Nunca te enfades porque haga algo mal o no te comprenda. Si pierdes la paciencia, sal de la estancia y cuando estés más tranquilo vuelve.
  15. Nunca lo culpabilices de lo que haga mal, diga o se comporte porque su capacidad de razonamiento no es la misma que la tuya. 
Aquí os dejo un video youtube del canal Alzheimer Universal para que reflexionéis de la importancia de estar informados sobre esta enfermedad. Puede pasarnos a cualquiera.